sábado, 31 de diciembre de 2016

Au bientôt 2016….



A pocas horas de que se nos vaya de las manos este 2016, con todo lo bueno y no tan bueno que ha dejado, yo quiero hablar de cine. Cine que ha llenado muchos ratos de mi año, aunque no los suficientes, y destacar tres películas.
La primera, que vi en orden cronológico este año, fue “La habitación” (Room, 2015), premiada con el Oscar a Mejor Actriz Brie Larson (entre otros), me dejó literalmente inmóvil en la butaca del cine, con gemidos ahogados por no dar vergüenza ajena al de al lado, y que me rompió en dos al ver tan bien plasmado cómo el amor y el instinto de supervivencia de una madre puede romper cualquier barrera visible e invisible si de lo que se trata es de subsistir el día a día.
La segunda, esta vez no en orden cronológico sino por motivos de preferencia, es “Hacia rutas salvajes” (Into the wild, 2007). Llevaba muchos años queriendo verla, pero al final siempre se quedaba pendiente, y no eran en vano los comentarios que había oído sobre ella. Aparte de una reflexión muy profunda sobre la vida humana, Sean Penn despliega poesía en cada plano, de soledad, de búsqueda, de rabia, de pérdida.. Y es que hay muchas formas de ser y de estar, y de intentar encontrar la razón de habitar este mundo.
Y la última, la que me lleva dando vueltas en la cabeza más de medio año y, en parte, debido a “I follow rivers” de Likke Li perteneciente a su banda sonora, es “La vida de Adèle” (La vie d’Adèle, Chapitre 1&2, 2013) que, de igual modo que la anterior, no vi en su momento y este año tuve la ocasión. Tan divinamente humana, sensible, descarnada en algunas ocasiones, con la visión de una adolescente que se está abriendo al mundo y que tiene que hacer frente a que no va a seguir la norma marcada, ya que su naturaleza la empuja hacia otros caminos. Erótica, candente y con la fórmula adecuada para ganar el Festival de Cannes en su edición de 2013.
Estas y muchas más, entre otras, han sido las que me han emocionado, elevado, anhelado y, enamorado..Y eso espero seguir haciendo en 2017, mucho más cine, luces, acción, palomitas, y buena compañía para seguir saboreándolas!! Feliz y cinéfilo año 2017!! Au bientót 2016, A plaisir!!
Enjoy yourself next year ;)

Gusa 2016.

sábado, 3 de diciembre de 2016

ALIADOS



Si te ponen a dos pibones como Brad Pitt y Marion Cotillard en un estreno justo antes de Navidad de una peli sobre la Segunda Guerra Mundial, ya es suficiente atractivo para acercarte a verla, pero hay muchas razones más para hacerlo.
Sólo había visto el potente cartel y sabía en la época que se desarrollaba, pero nada acerca del argumento. Por eso me sorprendió más aún. Elegante, con tintes de cine clásico, excelentemente ambientada y con una Marion Cotillard que sobrepasa la pantalla y que, en muchas ocasiones, juega a su antojo con tus sensaciones. Y entonces recuerdas el por qué ya tiene un Óscar por la extraordinaria interpretación de Edith Piaff. Brad Pitt tiene una actuación correcta, y eso que tengo “mucha” debilidad por este actor, y juntos completan un trabajo bastante solvente.
Misterio, espionaje, dramatismo, y una aventura visual y de suspense. Sí  que logra trasladarte a la ambientación de películas de los años 50, rodadas en otro color y sentir que estás viendo una cinta rodada en otra época.
Un regalo para esta Navidad.

Don’t lose it!! Enjoy J J J