viernes, 4 de septiembre de 2009

EL PLACER DE VOLVER


A veces parece que te has perdido, no la encuentras, será la dirección seguro? Entonces aparece una pequeña flecha amarilla o una señal oficial de la xunta, no estás equivocado, seguías la ruta correcta…son en esos momentos los que puedes aprovechar y disfrutar de la soledad que te ofrecen esas sendas cuando no vas acompañado por nadie…

Pero pronto aparece alguien por detrás “Buen camino” te dice, y tú le respondes “Buen camino”, es la contraseña del peregrino, la que te alza el ánimo, la que te da aliento para continuar aunque tengas los pies llenos de ampollas, te duelan todas las articulaciones, o alguna contractura que otra de forzar todos los días tus músculos. Llegas al albergue y entonces todo es alegría, qué tal hoy la jornada? Alguien saca algo de embutido que ha traido de su pueblo para compartir, y cuenta la anécdota del día, pues me confundí de camino y me tocó retroceder dos kilómetros, risas y algún alboroto. Algún valiente saca una guitarra que le ha acompañado desde el inicio del viaje y se arranca a cantar cualquier canción, entonces los ves a todos, dando palmas y cantando, como si ese día no hubiera pasado nada y tuvieran el cuerpo de fiesta. Aparece albariño fresquito y la velada se prolonga hasta más de lo que debería…

Son las seis, vuelve a sonar el despertador. Coges de nuevo la mochila que cada día parece que ha cogido más kilos. Pero no importa Santiago está cada vez más cerca. Y te echas a andar. Santiago está cerca, no te puedes parar. Porque aunque pierdas en algunos momentos las fuerzas, o las ganas de continuar, aunque haya momentos en los que llores o sea duro, siempre merece la pena avanzar, siempre hay algún peregrino que te da la mano, algún lugareño que te quiere ayudar, siempre hay alguna razón para seguir en el camino, siempre hay alguna razón para no dejar de andar…
VIVA EL CAMIÑO!!. SANTIAGO 09.

No hay comentarios: